Hamilton, capital de Bermudas

Hamilton es la capital administrativa de las Bermudas, principal puerto del territorio, además de centro financiero y turístico. A pesar de ser la capital, Hamilton no es muy grande y su población muy inferior a la de St-George’s. Situado en el centro de la gran Bermuda, Hamilton se esconde al fondo en una protegida bahía que desemboca en la costa norte. Rodeada por la vegetación Hamilton es una bonita pequeña ciudad, cuya población fija no supera los 1000 habitantes, pero cuyo encanto antiguo se ha mantenido.

Hamilton es el centro financiero de las Bermudas, un temprano ejemplo de mundialización y deslocalización financiera. Su particular política fiscal lo convierte en un apreciado paraíso financiero donde han establecido su sede teórica grandes firmas del mundo de los negocios, aseguradoras y empresas financieras. Además de las empresas vinculadas al capital financiero encontramos a navieras como DryShips Inc., Frontline Ltd. y Dockwise, multinacional de la telefonía (Global Crossing) o empresas como Bacardí. 1500 empresa tendrían su sede en las Bermudas, lo que explica buena parte de la riqueza de las islas.

Durante muchos años la imagen de Hamilton mantuvo su vínculo con el pasado, siendo preservada de la construcción desmesurada. Ningún edificio debía superar la altura de la catedral, aunque esa ley no escrita ha sido abandonada en los últimos años. A pesar de todo, por ahora Hamilton conserva su imagen pasible con predominancia para las oficinas de las empresas basadas en las Bermudas, los edificios públicos y algunas tiendas.

Calles de Hamilton, capital de Bermudas. Foto flickr de nelights

Un poco de historia.

Fundada en 1790 por el gobernador británico Sir Henry Hamilton, con la intención de desplazar allí la capital, cosa que fue realizada en 1815. Sir Henry, gobernador entre 1786 y 1793, tuvo a bien dar su nombre a la recién fundada capital.

Cómo moverse por Hamilton

Hamilton es un apacible pueblecito donde merece la pena caminar para conocer los lugares más interesantes y descubrir pequeños tesoros, vistas ocultas, panoramas diferentes. Caminar y pasear es la mejor alternativa, piense que ha venido al centro del triangulo de las Bermudas a descansar, olvidarse del tráfico y, como mucho, cabalgar un Scooter alejado del mundo.

¿Qué ver en Hamilton?

Edificio del Parlamento de Bermudas.

Es el centro del poder administrativo y se compone de un complejo que cuenta con el propio Parlamento, el Palacio del Gobernador Government House, el antiguo palacio del almirantazgo Admiralty House y el cuartel de la guarnición del British Army.

La catedral anglicana, Cathedral of the Most Holy Trinity.

La catedral de Hamilton, Most Holy Trinity. Foto de Craigford.

La catedral anglicana es el edificio más alto de las islas y es uno de los puntos de la referencia, junto al faro de Gibbs Hill. Es una iglesia neogótica construida por el arquitecto escocés William Hay. Los trabajos empezaron en 1886, pero sólo se terminó en 1911. La mayor parte de la construcción se hizo con caliza aunque los elementos decorativos se esculpieron en piedra de Caen, importada ex profeso desde Francia. Esta piedra, una variedad de caliza de fácil talla se usó mucho en el mundo anglosajón, por ejemplo la Abadía de Westminster, la Catedral de San Pablo, también de Londres y en múltiples edificios de Nueva York.

Se sitúa en Church Street, la entrada es gratuita. Por 3 dólares (2 euros) se puede subir al campanario por una bella escalera de caracol. Las vistas desde la torre son espectaculares ya que con tiempo claro, y normalmente lo es, se ve una gran parte de las islas.

Catedral católica.

La iglesia de St. Theresa’s Church fue construida en 1932 para remplazar a la primera iglesia que databa de 1859. La catedral tiene un estilo arquitectónico que recuerda a una misión colonial española. La catedral ha sido ampliada varias veces. Por ejemplo la torre data de 1947. Posee además un órgano de renombre.

El edificio, pintado de rosa pálido se eleva unos metros de la calle en la que se sitúa, 13 Elliott Street. Los bermudianos de origen portugués han mantenido multitud de ritos católicos, con procesiones en Semana Santa y otras fechas.

Parques y espacios verdes.

Hamilton cuenta con numerosos parque lo que dado su tamaño y su disposición frente a un brazo de mar, la hacen una ciudad muy abierta y agradable. El más grande y bonito es el Parque Victoria que ocupa una manzana completa. Otros parques de la ciudad son el Par La Ville Park y el Barr’s Park.

Victoria Park

Agradable vista del Victoria Park. Estio británico en pleno Caribe tropical, por mucho que no estemos ni en el Reino Unido, ni en el Caribe, ni en el trópico. Foto de Flikr de GoToBermuda.

El Parque Victoria es un buen lugar de reposo para descansar en la ciudad de Hamilton. Numerosos tipos de árboles y arbustos, algunos traídos desde Escocia.

Barr’s Bay and Park.

Otro de los lugares con encanto de la capital. El parque se sitúa frente al mar con vistas panorámicas del puerto y la bahía de Hamilton. Sin embargo, el lado oscuro de la Historia escribió aquí parte de sus líneas. Fue aquí donde desembarcaron en 1835 los primeros esclavos en el buque Enterprise.

Pembroke Marsh Park

Al norte de la ciudad. Muy interesante ya que posee varios árboles endémicos y muchas aves lo utilizan como refugio. Un gran estanque es la gran atracción para las aves.

Par-La Ville Park.

Su hombre francés da más pomposidad a este bonito parque que encontramos en Queen Street. Ideal para pasear de la mano entre árboles y jardines.

De compras.

Hamilton es la sede de las grandes compañías aseguradoras y reaseguradoras (las aseguradoras de las aseguradoras), así como de las grandes multinacionales que no quieren pagar impuestos afincandose en las Bermudas. Junto a ellas han llegado muchas tiendas de lujo que se han establecido en Front Street, frente al mar, en donde podremos encontranos con boutiques de Vuitton y Gucci, Calvin Klein y Armani.

En esta avenida encontramos también a las famosas sastrerias que han hecho de las bermudas, los pantalones cortos militares un elemento de identificación de las islas.

La Bermuda Gold Cup de Hamilton

La bahía de Hamilton ofrece sus aguas para la celebración de la Bermuda Gold Cup (también conocida por Argo Group Gold Cup), regata de la World Match Racing Tour. Se disputa desde 1937, y durante cinco días reune a deportistas de todo el planeta, entre los que se encuentran algunos medallistas olímpicos. El tipo de competición es peculiar, se trata del regatas individuales one-on-one ‘match racing’. El público disfruta especialmente de estas pruebas ya que las regatas se celebran junto a la costa, a 15 metros, lo que permite contemplar todas la maniobras y gestos de los regatistas.

El tiempo

Hamilton como el resto de las Bermudas goza de un suave clima subtropical húmedo. A pesar de su latitud norte 32° N, la Corriente del Golfo regulariza las temperaturas consiguiendo cálidos y húmedos veranos sin ser extenuantes y suaves inviernos que muchos europeos ya querrían cambiar por su veranos (La menor temperatura registrada en diciembre es de 10°C, con medias de entre 16 y 21°C). Las lluvias son abundantes pero agradables ya que refrescan el ambiente y permiten que la vegetación tropical se desarrolle.

Ahora les dejamos con un video que muestra bien la belleza y el carácter caribeño de Hamilton:

Imagen de previsualización de YouTube