St Georges

Vista de St Georges. Foto de flickr de ModernDayGilligan.

Es la ciudad más grande de Bermudas, además de ser el primer asentamiento de las islas y de contar con el único sitio que pertenece al Patrimonio Universal de la UNESCO, la ciudad vieja y las fortificaciones de St George’s.

Se sitúa en la isla del mismo nombre en el extremo nororiental de las Bermudas. La isla se comunica con la Gran Bermuda por un pequeño puente.

Un poco de historia.

St George’s es uno de los primeros asentamientos ingleses de América. Dada la imposibilidad para competir con los portugueses y españoles, las primeras colonias inglesas se situaron en lugares alejados de Centroamérica y el Caribe. Uno de ellos fueron las Bermudas. A pesar de ello la importancia estratégica y colonial fue discreta.

El primer contacto inglés en las Bermudas tuvo lugar en 1609, tras el naufragio del buque Sea Venture del Almirante Sir George Somers. Tres años después se fundaba New London, la actual St. George’s. Los colonos de Bermudas emigrarán durante la etapa colonial hacia varios estados del sur y algunas familias isleñas formaran parte de las que controlaban el comercio portuario con Europa.

Con la independencia de los Estados Unidos, los negocios ocultos y el contrabando serán corrientes a pesar de la presencia militar británica.

Ayutamiento de St George’s. Muy cerca los antiguos intrumentos de tortura hacer reir a los turistas, paradojas de la historia. Foto de flick de Bill in DC.

St George’s hoy.

A diferencia de otras zonas de las islas, como Hamilton, aquí el boom económico e inmobiliario desatado tras el asentamiento de las grandes multinacionales y las aseguradoras no ha modificado la imagen de la ciudad. La arquitectura original del siglo XVII, XVIII y XIX se mantiene , lo que da una imagen completamente diferente a Hamilton y otras partes de Bermudas. Si Hamilton es postmodernidad y bullicio, St George’s es más “autentica”, signifique lo que signifique el adjetivo.

Las autoridades han intentado evitar los signos de los nuevos tiempos, así, las líneas telefónicas y los cables de la luz son subterráneos y la iluminación nocturna mantiene un estilo de época. Calles como Barber’s Alley y Aunt Peggy’s Lane, estrechas y con edificios centenarios nos llevan a tiempos pasados con sus colores pastel, el cielo azul profundo y el intenso aroma del salitre que llena toda la ciudad.

Los bellos edificios coloniales hoy son ocupados por museos, galerías de arte, restaurantes, hoteles, pubs y tiendas, además de continuar siendo habitadas. Hay vidad por tanto en St George’s, más calmada, eso sí que en Hamilton y las playas del sur.

El centro de la ciudad lo componen, la plaza del Rey, King’s Square, el edificio del ayuntamiento a un lado y frente a él, la oficina de turismo (Visitors Service Bureau). En el centro de la plaza se encuentra una replica de los potros donde se castigaba a los convictos y maleantes.

En el puerto, al sur de la King’s Square, también encontramos otros instrumento de tortura y escarnio, la Ducking stool, una especie de silla que cuelga sobre el agua sostenida por un largo brazo de madera. Allí se colocaba a las mujeres que habían cometido alguna falta y se las dejaba caer al agua, pudiendo mantenerlas sumergidas. Al parecer la tortura se repetía las veces que se considerase oportuno.

El Deliverance, replica de uno de los navíos de George Somers. Foto de Piedmont Fossil en Flickr.

Menos inhumano y más interesante es lo que se halla frente al puerto. Cruzando un pequeño puente, que une St George’s con la pequeña isla de Ordnance Island, podemos ver la replica del buque Deliverance, uno de los dos que se construyeron tras el naufragio que trajo a los primeros hombres a Bermudas. Muy cerca se encuentra la estatua de Sir George Somers, comandante de dicha expedición y que murió en Bermudas tras su vuelta de Jamestown en Virginia. Su corazón se quedo para siempre en esta avanzadilla de América mientras su cuerpo volvió a Inglaterra para ser enterrado allí.

Todo St George’s rezuma de sitios y recuerdo históricos como el que acabamos de contarles. No en vano fue el primer lugar habitado de las Bermudas. Entre los edificios destacables les recomendamos visitar la old State House, que fue el primer edificio de piedra construido en Bermudas para albergar el Parlamento. Datando de 1620 es el edificio más antiguo de las islas. Otros monumentos de interés son la Iglesia inacabada (the Unfinished Church), el Old Rectory, la iglesia anglicana de St. Peter’s, la más antigua de América, la Tucker House y el Museo del tesoro nacional (Bermuda National Trust Museum).

Parques y jardines.

La ciudad de St George’s cuenta con numerosos y coquetos jardines y parques. No son muy grandes pero permiten reposarse, descansar y contemplar la vida cotidiana de la ciudad. Algunos, desgraciadamente, son privados y no están abiertos al público.

El principal es Somers Garden. Lleva el nombre del comandante de la primera flotilla de barcos que llego a Bermudas Sir George Somers.

Patrimonio de la UNESCO.

El casco histórico de St George’s forma parte junto a las murallas y fortaleza, del Patrimonio Universal de la Humanidad de la UNESCO. Foto de flickr de BermudaCanuck.

Mención aparte merecen las construcciones defensivas que rodean la ciudad antigua. En el año 2000 precisamente la ciudad vieja, su casco antiguo que integra las murallas y fortificaciones (Castle Islands Fortifications) entró en el patrimonio de Humanidad de la UNESCO.

La importancia estratégica de las Bermudas fue grande para Inglaterra primero y el Reino Unido después. Las islas de St Davis, St George’s y Gran Bermuda forman una inmensa bahía natural: el Castle Harbour. Una inmensa flota podía albergarse aquí protegida por los arrecifes que limitaban la apertura de la bahía.

La ciudad de St George’s se sitúa en la parte norte del Castle Harbour, y a ella se puede acceder por los canales que separan las islas de St Georges y St Davis. Sin embargo, dado que sólo los barcos de pequeño tamaño y calado podían acceder por dichos canales del este, la importancia y la necesidad de defensa la embocadura de Castle Harbour fue, desde los inicios de la colonización, vital.

Así pues, se fortificaron todas las islas alrededor de la gran bahía, en particular la islas de Castle Island, precisamente en el lado sur; toda la costa este de la isla de St George’s y el noreste de St Davis, al este; la unión entre St George’s y Gran Bermuda al oeste. La ciuda vieja de St Georg’es, the old Town y todas las baterías, bastiones, fortalezas, murallas y torres componen el conjunto miembro del Patrimonio de la UNESCO.

El fuerte de St Catherine defiende el norte de la isla de St George’s. Se encuentra muy cerca de la ciudad y sus vistas son magníficas. Más alla el océano inmenso. Foto de shjohns2 en Flickr.

Los bastiones más grandiosos y destacables son el Devonshire Redoubt, el St. David’s Battery and Fort Popple (King Castle), Fort Cunningham, Alexandra Battery and Gate’s Fort (Town Cut Battery) y el Fort St. Catherine. El King Castle es la fortaleza inglesa más antigua que subsiste en América. Esta fortaleza fue determinante en 1614, ya que gracias a ella los ingleses pudieron rechazar la única tentativa de invasión española. La anécdota es graciosa ya que los cañones dispararon dos veces, tras los que el navío español se retiró. Los invasores no podían imaginar que apenas quedaba munición para un disparo más. Este fuerte se uso hasta la II Guerra Mundial como guarnición de tropas.

Al norte de St George’s se encuentra el fuerte de St Catherine, uno de los más bellos por su situación y por el entorno que lo rodea. Al final de un espigón rocoso, el fuerte domina la punta norte de la isla lo que le permitía controlar una gran extensión de mar tanto hacia el oeste como el este. Una visita al fuerte se puede hacer, sin ningún problema, caminando desde St George’s.