Kings Wharf, Royal Naval Dockyard, puerto y museo naval de Bermudas

Puerto y base naval histórica.

Vista de los antiguos eficicios militares y portuarios. Hoy un museo nos explica la historia de la base naval. Foto de PMcC in WashDC.

El complejo portuario de Kings Wharf que también se conoce por Royal Naval Dockyard suelen ser la puerta de entrada para los turistas que llegan a Bermudas en barco.

El Puerto de Bermudas se encuentra en el extremo  norte de Ireland Island, en el distrito de Sandy’s, al oeste del archipiélago de las Bermudas. A pesar de que el puerto se dedica en la actualidad, al turismo y acoge a los cruceros que llegan desde Europa y sobre todo, desde la costa este de los Estados Unidos, nos encontramos en uno de los lugares más estratégicos e importantes de las islas Bermudas. Durante casi 150 años la base naval británica fue el principal elemento para mantener la soberanía y la ocupación de las islas.

Su historia comienza en 1809, tras la pérdida de las colonias de norteamérica, lo que hizo de las Bermudas una de las bases más importantes del Imperio Británico al proteger la entrada del Caribe de sus posesiones más preciadas como Jamaica. Por ello se decidió construir un puerto lo suficientemente grande y seguro para albergar los buques de la Royal Navy, dado que Hamilton no servía por su pequeño calado. Las obras de la construcción fueron llevadas a cabo por convicto y presos traidos desde Europa y las condiciones de trabajo y de vida fueron muy duras.

Con la llegada del siglo XX y la alianza anglosajona, los Estados Unidos colaborarán con los británicos para proteger la inmensa zona del Atlántico norte. Durante la II Guerra Mundial, las Bermudas y el puerto de Kings Wharf serán una importante base para contrarestar los efectos de los submarinos alemanes. Pero tras la guerra y el fin del Imperio colonial británico, Gran Bretaña decide recortar gastos reduciendo el uso del puerto a partir de 1951. Definitivamente, en 1995 el puerto militar fue cerrado.

Hoy en día, sin importancia militar ni estratégica, son los grandes cruceros los que recalan en sus inmensos muelles. Lo que no impide que algunos navíos británicos y norteamericanos hagan escalas en las islas.

La reciente ampliación del puerto permite que dos trasatlánticos puedan fondear al mismo tiempo. La reconversión del área ha sido bastante exitosa a nivel turístico y comercial aunque la zona ha perdido también un poco de su carácter. Con todo gracias al Museo Marítimo, todo el mundo podrá encontrar actividades de su interés.

Nada mes llegar al puerto de Bermudas las antiguas fortificaciones que defendían la península y que son de las que mejor conservadas están, nos dan la bienvenida. La marina acoge a yates y veleros de todo el mundo. A su alrededor hay muchos comercios, bares y restaurantes con lo que la animación es grande, tanto por la gente que llega de los cruceros como por los turistas y bermudianos que vienen a Sandy’s a pasar el día.

Museo Marítimo, Museo Nacional de Bermudas.

Un cañón defiende la costa de Bermudas desde lo alto del Commissioner’s House. Foto de Gore 84.

Como hemos dicho los monumentos históricos abundan en la zona. Desde las ya citadas fortificaciones hasta los muelles y los edificios que albergaban material, astilleros, la guarnición, etc…

Pero de entre todo ello sobresale el Museo marítimo, el Bermuda Maritime Museum inaugurado en 1975 por la Reina Elizabeth II. El museo tomó, en 2009, el nombre de Museo nacional.

National Museum of Bermuda.

El museo se encuentra en el edificio principal del complejo, The Keep, pero incluye las murallas y las fortificaciones que protegen la península. Entre ellas no dejen de subir a las Casemates Barracks, bastión principal de la defensa del puerto.

Las nuevas secciones incluidas en 2009 tratan de la artesanía, las particularidades de la arquitectura local, de arqueología, de los medios de transporte adaptados a la geografía isleña (bicicletas, motos, carruajes), de la música (instrumentos, trajes del baile Gombey) y finalmente del utillaje usado en la agricultura de las Bermudas.

Una sección histórica y otra que trata de la filatelia de Bermudas completan un museo tan diverso como interesante.

En los jardines adyacentes a la entrada se haya una estatua de Neptuno, que no es otro que el mascarón de proa del HMS Irresistible, hundido en 1891. Los edificios fueron construidos en la primera mitad del siglo XIX. El museo cuenta la historia del Royal Naval Dockyard, con emoción especial a los presos que construyeron la fortaleza y los muelles, muchos de los cuales dejaron su vida en las playas de Bermudas. Otra de las secciones reagrupa más de 2.000 botellas raras y antiguas recogidas en toda la isla. También se muestra la dificultad para fondear en la isla y los arrecifes que provocaron que las Bermudas se llamasen también “Isle of Devil”.

Otra de las secciones reúne los restos de múltiples naufragios ocurridos en la isla durante el XVI y XVII. Entre los vestigios de una navegación y marinería de otros tiempos encontramos monedas, barras metálicas que formaban parte de la estructura de los barcos o lingotes del lastre, joyas, cerámica e incluso lingotes de oro. Una de las piezas más importantes es un colgante de oro y esmeraldas en forma de cruz (pectoral cross), encontrado en 1955 en uno de los números pecios de las islas, los restos del San Antonio, que se hundió en 1621. Desgraciadamente en la actualidad se contempla una copia que substituye al original robado en 1975. Otro misterio de las islas.

Una sección importante trata de la historia de Bermudas y de sus primeros visitantes, como Sir George Somers y su barco, que también se hundió en sus costas el Sea Venture.

El edificio del Commissioner’s House es ocupado por diversa colecciones de mapas, monedas, archivos, así como una sección dedicada a la esclavitud y el tráfico de esclavos. Dado que el edificio domina la península y toda Ireland Island, es el lugar idóneo para hacer fotos y contemplar la inmensidad del océano.

Otras actividades.

Otra vista del Royal Dockyard, con la marina y los museos en el fondo azul turquesa de Bermudas.

Playas.

En la zona hay varias playas que merece la pena visitar.  Como en cualquier zona de Bermudas, siempre hay una playa muy cerca. para saber cual es la mejor visite nuestra sección de playas.

Snorkel.

El Snorkel Park es ideal para dar los primeros pasos bajo el agua. Perfecto para los niños y la gente que tiene miedo al mar.

El Bermuda Longtail birds es una zoológico de aves especializado en el Longtail, una de las aves características de las Bermudas.

The Dolphin Quest es un aquarium dedicado al estudio de los delfines que además organiza espectáculos donde estos mamíferos realizan múltiples acrobacias. Los niños disfrutarán mucho, tal vez no tanto los delfines.

Horarios y precios.

Cuidado con los horarios, no estamos en España, por lo que madruguen. El complejo abre sus puertas a las 9:30 y cierra a las 5 de la tarde.

Calculen unos 10$  para los adultos, 8$ para los jubilados y gratis para los niños.

Dirección

Royal Naval Dockyard complex, Ireland Island, Sandys Parish.

Como llegar.

Desde Hamilton los ferries hacen escala en Ireland Island (unos 4$ por trayecto).
En autobús debe subirse al número 7 u 8. Tarda una hora desde Hamilton, bastante más que en barco y cuesta 4,5$.